martes, 14 de noviembre de 2017

Entre amigos


Me paro frente al espejo, y descubro que la nieve del invierno se ha posado en mi cabello. Los cambios conductuales de la sociedad me asfixian, la indolencia me desgarra las entrañas «Tantos que necesitan de mí, y yo sin nada para dar.» Esa frase me flagela.
         Entro a las redes sociales, el protocolo autoimpuesto me obliga, primero, a mirar los comentarios antes que escribir. Una mancha voraz devora los buenos momentos. —Enfermedades, pobreza, desempleo…, producto de los malos gobiernos—. Así lo dicen mis contactos, amigos virtuales activos y pasivos que a su manera luchan por cambiar el aroma putrefacto que se respira en el medio ambiente, esa contaminación que transita libremente por doquier, sin pasaporte, porque no tiene nacionalidad.
         —Estrés, es la enfermedad del siglo—. Comenta la mayoría…, miro hacia atrás, y en la fila muchas enfermedades más se disputan la victoria sobre la vida.
Mi mente se remonta a esa parte de la historia que aprendí cuando pequeño. “Sodoma y Gomorra”…, —Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que Jehová la destruyese—. Y no se trata de religión, la cual a duras penas practico, «es un mega Déjà Vu», exclamo fiel a mi estilo.
Algunos de mis amigos se han marchado para siempre «Quizá eso sea lo mejor» Vacilo…
¡Uf, qué pesada es la carreta! Mi espalda se siente cansada. Aún así continuaré proclamando soliloquios… —¡No te rindas, lucha, porque por algo estás vivo!— Me digo…


©Roberto Soria – Iñaki

Imagen pública.

domingo, 12 de noviembre de 2017

El réquiem del suspiro



Cómo no recordar aquella tarde invernal, enfundada en un abrigo que por cierto me había costado una pasta. Con mis tacones de aguja perforando el suelo, cubriendo mi cabeza de la llovizna con el diario abandonado que cogí de uno de los asientos en los vagones del metro.
9:30 de la noche, así lo anunciaba el gran reloj digital apostado en una de las tiendas establecidas en aquella zona. Temporada Navideña, los taxis iban y venían, todos ellos ocupados. Sin duda esa no había sido una de mis mejores jornadas. Pensé en mi madre, su imagen me llegó a la mente, como siempre, preocupada. «¡Hija!, ¿!qué es lo que te habéis pensado, para qué coños tenéis el móvil!?...» Me pareció escucharla. Tan buena, siempre al pendiente de mí.
Muchas veces me pregunto qué sería de mí si hubiese tenido más hermanos. La bocina de un claxon me sacó del pensamiento… —¡Sube, que te estáis poniendo como una sopa…! —. Era Manolo, compañero de oficina, quien gritaba desde el interior de su automóvil de marca muy prestigiada. Casi corro, la lluvia se desbordaba. —Gracias, Manolo, os debo una, tío —le dije mientras que él, sostenía entre su diestra unas toallas desechables. «¡Hostias, he de lucir terrible por culpa de la puñetera lluvia!» pensé.
Manolo me miraba con esos ojos azules tan profundos, cristalinos como el agua de la mar. En absoluto silencio… supongo que esperaba a que yo terminara de secarme un poco. Me sentí como una gilipollas. Finalmente él, rompió el silencio. —Si hubierais aceptado mi ofrecimiento de llevarte a casa cuando estábamos en la oficina, no te habríais empapado—. Tuve que procesar lo que acababa de decirme, lo blanco de su perfecta dentadura me atrapaba como lo hacen los hipnotistas con sus extravagantes joyas de bisutería, colgantes siempre del cuello…
—Perdona, Manolo, lo que sucede es que me hace sentir mal causarte tanta molestia, además no es tu reponsabi…—. Calló mi boca con tan sólo depositar en ella las puntillas de sus dedos, acompañados de la fragancia que tanto me fascinaba —Nada, mujer. Anda, conozco un pequeño bar por aquí cerca. Beberemos un cortado si es que eso te apetece—. Asentí con la cabeza, amparada en el pretexto de que no podía pronunciar palabra porque me encontraba tiritando de frío.
Condujo al tiempo que sintonizaba una estación en la radio…, música clásica, algo así como de Chopin.Spring Waltz—. Balbuceó sin voltear a mirarme. —Hermosa—, le dije pretendiendo mostrar seguridad y algo de cultura, suponiendo que lo que acababa de decir estaba relacionado con esa melodía. Cierto es que mis gustos son universales, amo todo tipo de música, pero mis habilidades cognitivas en cuanto las artes…, no me favorecen.
Como todo un caballero, Manolo me pidió que esperara en el asiento después de aparcar el auto. Sus movimientos eran felinos, lentos, pero suaves, cadenciosos. A través del cristal me deleité con su figura. Alto, tez blanca, barba al ras, y su cabello, ¿¡qué decir de su cabello!? Ensortijado, simulando caracolas como para introducir los dedos.
Me cogió del brazo, acomodó la silla para que yo depositara mi culo en el asiento. Ordenó el servicio no sin antes consultar mis gustos… —Express, con sacarina. Por favor—. Así lo dije. Mis pupilas no lograban estar quietas. Deseaba mirarle fijo, pero sin duda él, habría notado el nerviosismo que me hace presa cuando lo tengo de frente.
No menos de dos veces me dijo que le parecía hermosa. Yo, para evadir su comentario le hablé sobre la reunión de mercadotecnia que se había gestado ese día en la oficina. Él era el director de dicha área. La mayoría de nuestros clientes eran firmas importantes dirigidas por mujeres. Solteronas, o en su caso, divorciadas. Con dinero suficiente para impresionar a cualquiera, acostumbradas a comprar  jóvenes apuestos e inexpertos que se cruzan en sus caminos. Ese era el tipo de mujeres con las que Manolo trataba. No obstante, yo misma me preguntaba «¿¡Qué coño me ha visto este tío!? Si debo ser para él una mujer ordinaria».
Aunque hablamos de muchas cosas él, apenas si preguntaba. Era yo la que sin querer me había cogido la charla. No quería que me tomara como una antisocial, o peor aún, una ignorante con la lengua mutilada. Qué difícil me resultaba leer las expresiones de su rostro, no sabía si se encontraba enfadado, o cansado, o quizá…, enamorado. ¡Claro está!, no de mí, por supuesto. Pero…, sí él me había dicho que yo soy muy hermosa, ¿entonces? Supongo que no le soy indiferente… «Esbeltas y largas piernas, pechos exuberantes, y mi culo ¡Por Dios! Si hasta me levanta la falda. No, definitivamente no estoy para ser despreciada».
Después de pagar la cuenta me llevó hasta mi casa. —Hemos llegado, mi “princesa, señorita”—. La lluvia había cesado. Abrió la portezuela del auto para que yo descendiera. Me ofreció su brazo y recorrimos el par de metros que hay de la acera hacia la puerta. Pinchó el botón del timbre para que yo no lo hiciera. Mi madre apareció unos instantes después, envuelta en una bata de noche que hacía juego con sus pantuflas. —¡Niña, por Dios, pensé que no llegaríais! —me dijo muy preocupada.
Hice las presentaciones de rigor y puse a mi madre en contexto. Ella, en un intento por compensar la cortesía de Manolo le invito a beber un café. Él, agradeció el gesto. Le dijo que no porque debía llegar a su apartamento para terminar unas diligencias que llevaría a cabo a la mañana siguiente. —¡Espero que la invitación quede abierta!—. Le dijo Manolo a mi madre en un tono complaciente. Acto seguido se despidió…, de mí, con un beso en la mejilla, de mi madre, con un beso en el dorso de su mano. —¡Vaya, hija, que te ha tocado la lotería!—. Espetó mi madre jubilosa mientras observábamos el auto de Manolo perderse en la bocacalle. Le expliqué que se trataba tan sólo de un compañero de trabajo, ella me incitó para que lo conquistase. Me sentía cansada, así es que sólo le sonreí y me fui hacia mi recámara.
«No estaría mal, nada mal», recapitulé el evento en lo que me ponía el pijama. La imagen de Manolo se alojó en mi mente… «Hasta mañana, cariñet.» dije para mis adentros, como si él me escuchara.

Seis meses después…

—¡Joder! ¿Acaso no entendéis lo que te digo? Actuáis como una retrasada mental, os he dicho que por hoy no te puedo ver, y ya no me quitéis el tiempo que estoy bastante liado!—. Colgó, en mi móvil tan sólo se podía leer —llamada terminada— De qué me sirvió el haber soportado injurias, malos tratos, incluso, el haber aceptado el meterme a la cama de un cliente que no quería firmar un contrato, todo por órdenes de Manolo. Me paré frente al espejo, la cicatriz que marcaba mi rostro se resistía al maquillaje…, «por poco y me saca el ojo.» Musité.
La golpiza que me había propinado Manolo casi me cuesta la vida. Cuántas y cuántas veces tuve que soportar su conducta tan violenta. —“Perdona, cariño, te prometo que no te golpearé de nuevo” —me decía. Pero más tardaba en disculparse que en repetir tan vergonzante evento. Era como el demonio, sobre todo cuando se drogaba.
Acaricié la pequeña pistola que había adquirido un par de días atrás, deseaba terminar con mi existencia.
Mi madre, cuánta razón tenía… Había muerto a causa de un padecimiento que no supimos prevenir; “cáncer de mama”. Sola, desesperada por la ausencia de mi madre fallecida y por el abandono en el que Manolo me tenía sumergida, tomé con determinación la decisión de terminar con mi vida. Lo haría, pero no allí, en la casa que fuera de mis padres. Guardé la pistola en mi bolso y me salí con rumbo hacia la ladera. Allá no encontrarían mi cuerpo, al menos no en unas semanas.
Había adoptado el hábito por fumar, así que encendí un pitillo al tiempo que caminaba hacia mi destino. Un auto conocido llamó poderosamente mi atención, era el de Manolo. Iba acompañado de una de las clientas de la empresa. Sonreían. Alcancé a mirar que se introducían en un Hotel. —¡Maldito, hijo de la gran puta!—. Grité entre sollozos al tiempo que apretaba los puños de ambas manos. —¡Y yo que pensaba quitarme la vida por tu abandono…!
Me aposté en el vestíbulo del hotel, sin importarme el tiempo que tomara su salida. El ascensor abría y cerraba las puertas, pero mi vista no se apartaba un sólo instante de ellas. Uno de los mozos del hotel me preguntó cortésmente si se me ofrecía algo. Le dije que esperaba a uno de los huéspedes. No insistió.
Tres horas después, al fin, mi espera daba sus frutos. Saqué de mi bolso la pistola y me planté frente a ellos… —¡Hola, Manolo!, ¿qué tal fue con tu reunión, habéis logrado el contrato?— Ambos me miraron estupefactos mientras yo les apuntaba con la pistola hacia la cara. Manolo dio un par de pasos atrás, la sonrisa de sus carnosos labios se había desdibujado. La señora se había quedado muda, tan sólo atinaba a llevar sus manos a la altura de su pecho. —¡Espera, mujer, que puedo explicarlo todo!—. Esas fueron sus últimas palabras, yo había jalado del gatillo.
No supe de la señora que lo acompañaba, ni de mí… reaccioné justo cuando una de las celadoras me ordenaba. —¡Jolines, que cojas el puñetero uniforme, guarra!—. Me encontraba en el interior del penal, sin duda un nuevo infierno para continuar. Muerta en vida.
Fui conducida a la que sería mi celda… —¡Bienvenida, bienvenida, bienvenida!— Coreaban al unísono las reclusas a mi paso. Muchas veces había escuchado historias sobre los penales. Entendí lo de la “Bienvenida”.

***


La hora de salir al patio general había llegado. —¡Tus zapatillas, dámelas!— Se trataba de una de las líderes, recluida por asesinato. —O si no, ¡¿qué?!— le dije dispuesta a todo. De entre sus ropas, ella sacó una punta metálica, cuidando que las celadoras no la vieran… —¡Te mueres aquí mismo, maldita perra!—. Me dijo en tono amenazante tomándome por la solapa… La miré fijo, para después escupirle a la cara. Es lo último que recuerdo, una luz blanca, distorsionó mi mirada.


FIN



Autor. Roberto Soria - Iñaki
Todos los derechos reservados

Imagen pública

sábado, 11 de noviembre de 2017

Invitación para mañana




Hagamos arte en cualquiera de sus formas. Dejemos las guerras para los inadaptados.
Si habremos de manchar nuestras manos que no sea de sangre, hacedlo con chocolate, o tal vez con mantecado.
Miremos el futuro, se puede hacer a través de los ojos de los niños. Juguemos con ellos, no necesitamos de mucho, tan sólo tiempo.
Pronunciemos miles de -te amo-, uno de ellos llegará a la persona indicada. Lo único malo que te puede suceder es que te llamen loco, como este loco que te ama a través de la pantalla.


Roberto Soria – Iñaki

Imagen pública

Así te quiero


Querer tocarte
Sin importar que la distancia sienta celos
Sin ofender la intimidad de nuestros miedos
Para mirar entre tus brazos el consuelo
Si, así te quiero.



Roberto Soria - Iñaki

Imagen pública 

Sonata mía



Sonata mía
Sin un compás que te contenga en cuatro tiempos
Sin esa pauta que limita tus deseos
En ese solo en libertad que abraza al fuego

Serán tus notas
Las que conquisten el color de mi sosiego
En decibeles que asesinan nuestro ego
Mientras tu ritmo se desnuda en el solfeo.



Roberto Soria - Iñaki
Imagen pública

lunes, 6 de noviembre de 2017

Sentencia


La tienes, como el cielo tiene a las estrellas, al igual que el magma que se aloja en los volcanes, o como los granos de arena que se besan en las dunas tan candentes por la pasión del desierto.

Sí, la tienes, sin reconocer que tus ojos son afortunados, por mirarla en desnudez no sólo en cuerpo, porque de verdad no dudo que también le has visto el alma.

Mas no te importa, la ignoras, sin lamentarte si sus ojos lloran, o si sus labios se han secado por la ausencia, esa ausencia gélida que corta los ensueños cual cuchillas afiladas por el líquido letal de los desprecios.

Y yo, cuyo nombre no pronunciarán sus labios, porque al hacerlo se le llamaría pecado, un pecado que la sociedad condena, cuando un hombre como yo, se confiesa enamorado.

Te digo, que retomes el camino, que le construyas con flores un nido, antes de que el corazón de ella, se vaya llenando de odio, y también de olvido.

©Roberto Soria - Iñaki
Imagen de United Artists


©Roberto Soria - Iñaki

martes, 31 de octubre de 2017

Sentir el tiempo


Tan cerca y tan lejos
Escribiendo mis poemas en hojas que abandonan a los árboles en pleno invierno.

Taciturno
Rodeado de recuerdos que se visten de fantasmas deambulando en un mundo paralelo.

No me mira
Pero en sus pupilas tiene impreso el palpitar del corazón que insiste en acortar distancias.

Ella sabe que la quiero
Pero tiene miedo, temor a que mis besos se disfracen de quimeras y que a la postre se conviertan en cadenas.

Me acompaña el soliloquio
Insistente me arenga con palabras que construyen versos inquietantes, poemas hechos para dos amantes.

-Aquí te espero-
Le digo entre suspiros que se mezclan con el viento matutino hasta llegar a su ventana, porque a pesar del tiempo transcurrido y de la ausencia..., ella todavía me ama.




Roberto Soria - Iñaki
Imagen pública
Cubismo