sábado, 6 de mayo de 2017

Roberto Soria - Iñaki

La dama de los ojos negros
Te quiero así,
con esas canas que cubres con tus sueños
con las arrugas,
esas que sirven de canal para mis besos
Aunque debo confesar,
que del amor que te profeso tengo duda
no de sentirlo,
sino desde cuándo comencé a experimentarlo
Más de algo estoy seguro,
no nació en estos tiempos
percibo una madurez milenaria
como la de las montañas
Nunca dudes que te amo
y habré de hacerlo al menos... otros 1500 años, ¿por qué?
Para no aburrirte
con mis versos, con mis manos
A menos que tus bellos ojos negros
insistan con sus maravillosos destellos
que te ame un poco más, digamos...
hasta el final de los tiempos