martes, 10 de enero de 2017

Mudanzas

Y aquí me tenéis de vuelta, con menos tiempo que otros días, resolviendo mis dilemas. ¡Mudanzas! Vaya lío. Contratar el nuevo piso, verdadero caos; el pintor, adquirir los servicios. Por cierto, algo menos sencillo que conseguir a mi cantante de moda favorito para endulzarme el oído. Y las cajas ¡Jolín! ¿De dónde salen tantas cosas viejas? Con seguridad del rincón de los olvidos.

El invierno en su apogeo, cuyo regalo me dejó un resfrío con tintes de neumonía. Mis amigos, ja, me dejaron en espera de su ayuda—No te fíes, las palabras son ingratas—Diría mi ángel guardián. Así que me puse las pilas, dando inicio a una lucha simulada. Batalla cuerpo a cuerpo con los muebles, que en cada round me dejaban dolorida— ¡Calma!, no corras, sonríe, canta, baila. Ya verás que te resulta divertido—Susurraba mi conciencia, en intento por pintar de rosa lo que yo miraba negro—Mujer de poca fe, ya verás que todo saldrá bien, he pedido para que te llegue ayuda—Insistía mi subconsciente. Y sí, acudieron quienes menos esperé. Agradecida estaba, aunque también contrariada, pensando que después de todo no debo ser tan mala.

Ocurrió lo inesperado, el móvil se me partió, me quedé sin WiFi, y por si fuera poca cosa la monta de los muebles adquiridos me aguardaba, ja, como si yo fuera una experta en armar estas cosas— ¡Calma!, todo será una hermosa experiencia—Insistía mi conciencia. Yo tan sólo sonreía, no sé si por mi nerviosismo o por el desorden de las cosas que a mi paso amenazaban.

Extrañaba mi pasado, a todos los que me ayudaban. Los cables se me cruzaron al no encontrar cuadratura en tan enfadosa escena. Pensé en mi ángel, y como por arte de magia se puso al punto en mi mente—Zona de confort— ¿Qué?—Eso que extrañas— ¡De qué hablas!—Escucha, estoy contigo, mi ayuda no es terrenal. Cuando termines la faena que te ha sido encomendada comprenderás lo que digo— ¡No quiero comprender, jolín, lo que necesito es ayuda! Pensé.

***

Hoy casi termino, aunque falta mucho orden a las cosas me encuentro en el nuevo piso, con una vista exterior que se enmarca fabulosa, alumbrada por la luna. Miro la butaca que me sirviera de cama, acaricio mi colchón, y veo todas las cajas apiladas en espera de ser abiertas y dar comienzo a la danza. Una lágrima resbala en mi mejilla, dilema entre distinguir si por tristeza, o por sentirme orgullosa como dicta mi consciencia—Eres fuerte, una guerrera. No es la mudanza del piso la que dejará lección, abre tu mente, lo mismo que el corazón—Esa vocecilla resonaba en mi cabeza, con esa parábola difícil de entender, pero que me inspira fortaleza, que me hace ponderar el esfuerzo que demanda cualquier cambio, sobre todo, el cambio de uno mismo.


Roberto Soria - Iñaki