martes, 2 de agosto de 2016

Niurkubana

Mi Cuba hermosa,
cómo sacarte de mi mente
si te llevo en la sangre
de la cual soy orgullosa.

Cierto, tuve que dejarte
para conquistar un sueño,
en un intento por volar
para mirar mi desempeño.

Y en lo sinuoso del camino
como premio a mi bravura,
brotó una parte de mí
que me llenó de ternura.

La Virgen del Cobre
la mandó a mi vientre,
para no sentirme sola
para acariciarla siempre.

Deja que te diga
mi adorada Cuba,
que del amor he probado
lo que la vida me ha dado.

Han robado mis caricias
y el corazón he brindado,
en un intento por saber
del sentimiento dorado.

Y aunque a veces he llorado
quiero compartir contigo,
que la miel que me he bebido
mi corazón ha endulzado.

No me ha faltado el sustento
ni el abrigo de una casa,
pero te extraño mi Cuba
como se extraña la raza.

La estrella de tu bandera
ilumina mi camino
pintando de azul, blanco y rojo
la ruta de mi destino.

Pero te llevo en el alma
bendita tierra Cubana,
y voy a despertar un día
con el calor de la Habana.

Más si la muerte me llama
estando en tierra lejana,
me transportaré en el viento;
pues mi corazón te ama.


Roberto Soria - Iñaki