jueves, 7 de julio de 2016

Permite que me ría


Me río de mí, porque descubrí frente al espejo
Que no soy ni la mitad de mi reflejo,
Porque de la vida nada sé, al menos no lo suficiente
Como para ser clemente.

Me río de mí, porque mientras me reía de todos
Entendí que todos eran los que se reían de mí.
Vida, permite que me ría, porque desafié tu reto
A tal grado que a la muerte le falté al respeto.

Me río de mí, de mi cobardía
Al evadir la brecha que el destino interponía,
De mis ansiedades, nimiedades engrosadas todas
Por soberbia y falsedades.

Más heme aquí,
Sin antagonismo,
En burla de mí mismo
Intentando un cambio para ser feliz.

Y voy a conquistarlo sin pararme en la cornisa
Con toda la seriedad sin que me gane la risa,
Mañana mismo comienzo desde que despunte el día
Porque quiero disfrutar el mundo, aquel que me sonreía.




Roberto Soria - Iñaki