miércoles, 25 de mayo de 2016

Un buen marino

Navegar en aguas mansas no me hizo un buen marinero, tuve que hacerlo en aguas turbulentas, enmedio de tempestades que me mantuvieron incluso al filo de la muerte, sólo, totalmente abandonado, resistiendo embates aleccionadores que sacudían con fiereza mi mente perturbada.

Pero me hice del timón, le tomé con toda mi fuerza, las olas reaccionaron con bravura, embistiéndo mi navío al igual que lo hace el toro en pleno burladero.

Los relampagos de la incertidumbre rasgaban el cielo que cubría mi destino, y la lluvia se empeñaba en reblandecer mi voluntad para dejarme hundido en la desesperanza.

Días aciagos, cada uno con su respectiva noche, me encontraba hambriento de cariño, sediento de un entendimiento que me sustrajera de la auto conmiseración que me cegaba.

El casco de mi embarcación se lamentaba, pero dominé la ira de las olas.

Por fin arribé a puerto seguro, en el muelle mucha gente me esperaba, vitoreando jubilosos mi llegada. El sol brillaba nuevamente, el mar estaba en calma, y aunque tiempo después se avecinaba otra tormenta amenazante, esta vez no tuve miedo, ya estaba en casa.


Roberto Soria - Iñaki