sábado, 5 de marzo de 2016

Sin límites

No es suficiente con escribir, hay que provocar la historia, si es necesario formar parte del elenco, convertirse en el protagonista, como escritor dar vida o muerte a los personajes y decantarse por un rol controversial que atrape al lector a través del sentimiento.